miércoles, 30 de marzo de 2016

Tarta Manuscrito


Precio: 75 €

El día 05 de marzo fue el cumpleaños de mi amiga Gema. Ella escribe unos relatos que de verdad vale la pena leer, así que cuando quedamos para celebrar su cumpleaños, se me ocurrió que una tarta muy apropiada para ella podría ser este manuscrito, que además lleva escrito el principio de uno de sus relatos, más personal imposible.

A continuación pondré un "paso a paso" de cómo la hice...

PASO 1

Para hacer un buen manuscrito, utilicé un molde de 30 cm. x 22 cm. para hornear un bizcocho de vainilla de 7 huevos. Luego corté el bizcocho por la mitad y monté una parte sobre la otra. Después corté los bordes para que quedaran rectos.



PASO 2

También necesitaba un bizcocho con forma de taza para hacer mi chocolate, y no quería hacer un bizcocho al que cortar luego círculos (como hice en la tarta Mahou- Coca Cola) para no desperdiciar bizcocho, así que después de darle vueltas, que mejor que utilizar una taza como molde. Tenía que poder meterla en el horno, así que le pedí a Sara su taza decorada de cola cao (7 cm. de diámetro x 9'5 cm. de alto). Esta sabía que se podía meter en el horno, ya que es la forma de fijar los dibujos sin que se borren, así que fijándome en la temperatura que resistía, ahí metí la masa y horneé.


PASO 3

Con los bizcochos ya preparados, empapé el primer bizcocho del manuscrito con almíbar avainillado, puse una capa de icing de vainilla Betty Crocker, luego el otro bizcocho, más almíbar y todo cubierto de vainilla. Lo mismo hice con la taza, solo que no cubrí la parte de arriba con la vainilla ya que le iba a poner luego chocolate.


PASO 4

Cubrí el bizcocho con fondant blanco y luego con una esteca fui marcando las páginas.


PASO 5

Para hacer la página superior, corté un rectángulo de fondant blanco del tamaño del bizcocho. Con una regla y rotulador de tinta comestible, marqué las lineas e hice unos agujeros por donde debería pasar la espiral que mantiene unidas las hojas. Por último, escribí los primeros párrafos de uno de los relatos de Gema.



PASO 6

Coloqué la página sobre el resto del manuscrito y corté unos triángulos que coloqué debajo, en las esquinas, de manera que al doblar un poco la esquina de la hoja se viera esta pieza y diera la sensación de que cada página era individual.



PASO 7

Ahora tenía que preparar la taza. Corté una tira de fondant blanco un poco más alta que el bizcocho que había hecho y suficientemente larga como para rodear el bizcocho por completo. Luego corté una tira más corta y estrecha y le di forma para que fuera el asa.


PASO 8

Mientras dejaba que el asa se secara, decoré lo que iba a ser la taza cortando algunas formas en la tira blanca y poniéndole después debajo una pieza de color morado. Después rodeé el bizcocho con esta pieza de fondant y pegué el asa, con un poco de agua.



Para terminar, añadí algunos detalles a la taza.


La taza ya estaba hecha, pero había que rellenarla. Usé icing de chocolate Betty Crocker para rellenarla, puse un poco cayendo por un lado y añadí algunas mini nubes al conjunto.



PASO 9

Y como no hay escritor que se precie sin unas gafas ;-) pues me hice una plantilla con papel de horno y corté las piezas en fondant blanco. Las dejé secar bastante tiempo, ya que si trataba de montar las gafas con el fondant aún blando, se deformaría.



Rocié las gafas con colorante en spray color cobre por ambas caras y dejé que secara la pintura.


Ya con todo seco, preparé un poco de glaseado mezclando un pelín de azúcar glasé con unas gotas de agua para utilizarlo como pegamento. Puse un poco en las patillas, las pegué en el cuerpo de las gafas y puse un papel de cocina sujetando hasta que se secó del todo.



PASO 10

Y unas galletitas para acompañar. Corté dos cuadraditos de fondant marrón con el borde en zig zag. Con un palillo marqué el contorno y con un marcador de letras, marqué el nombre de Gema en una de ellas. Después corté otro cuadradito de color blanco, con los bordes rectos y un poco más pequeño que los marrones. Monté las tres piezas y ya estaban las galletas. A una de ellas le quité una esquina con un cortador ondulado para que pareciera un mordisco.



PASO 11

Las galletas tenían que estar colocadas en algún sitio, así que corté un círculo de fondant blanco con el borde ondulado y lo dejé secar apoyándolo dentro de otro cortador circular un poco más pequeño que el utilizado, para que así tomara la forma cóncava. Le di un poco de color con colorante en polvo color morado y un pincel.


PASO 12

Y ya para terminar, hice un churro color gris y fui colocando la espiral. El último detalle que añadí para terminar fue echar unas gotas de colorante líquido color azul sobre la tarta como si fuera tinta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario